Luz, sombra y destino: las puertas del Alma


ME ESTOY DISOLVIENDO

Me siento como una gota de lluvia que cae en un lago apacible.
Al caer, ella, se disuelve en esa inmensidad acuática y deja de ser lluvia,
se vuelve algo más…
Es una alquimia de los ciclos naturales.

Así me siento hoy, perdido en mi propia disolución.
No sé que me vuelvo.

Quien creí que era,
Ya no lo soy.

Estoy perdiendo una imagen difusa de quien creí quien era.

Sinceramente tengo miedo.

Me siento como un grano de sal que se utiliza como ingrediente
Para cocinar los alimentos.
En el calor, en el vapor,
ese grano minúsculo desaparece en el conjunto sólido y líquido
de vitaminas y minerales que nutren el Cuerpo y el Espíritu
y que le dan el gusto a la Vida.

Me diluyo
Es la dilución de mi mismo.
Es una paradoja expresar: Mi y mi mismo.
Suena como dos entidades separadas.

Reconozco que pasé el tiempo estando al lado de mí mismo,
Ajeno al Ser Quien Soy.
Ajeno a la Humanidad que bendice mis pulmones.

Me volví un exiliado del soplo de la Existencia
y olvidé respirar al Espíritu Divino que fluye en mi propia inspiración
y en mi propia expiración.

Lamento, pero olvidé lo Esencial.

Pido perdón por haber tomado la vereda equivocada.

Confieso que con el olvido de ser quien soy mi vida se tropezó
con una membrana acuosa agrietada de dolor.

Es como que me volví un vecino de mi mismo, un extranjero que paga una deuda, que paga un alquiler en otra casa del vecindario
que no es el mío.

Me volví un solitario perdido en el desierto de la vida.

Perdí el sentido de pertenencia a la constelación del Amor
y a los campos dorados del Saber.

Esta separación, que es como un rompe cabezas en el Alma, es la causa del dolor y la herida profunda que llevo en mis entrañas.

Lloro como un rio que corre por las vertientes
Del sentir humano.

Darme cuenta de esto, es ver la estrella que alumbra mi Destino…
Es la Luz que anuncia Presencia en el Hogar vivo debajo de mi piel.

Es un tránsito del Alma que me lleva a atravesar
Una selva oscura, tenebrosa y temerosa.

Es como ver el Sol entre las nubes,
Ver rayos de Luz, que con la presión atmosférica
Provocan tempestades, relámpagos, truenos
Y torrentes de agua que nos inundan
-Hasta disiparse el mal tiempo-

Es qué estoy en ese tiempo, un poco antes del Alba?
Es que estoy en ese momento, el más oscuro de la noche,
antes que aparezca la mañana?

La verdad es que no sé nada ante la inmensidad de ese Lago apacible,
ante ese alimento que disolvió el grano de sal
en su propio Mundo energético y molecular.

No soy nada ni nadie ante el Universo,
ni ante la Luz que envuelve mi Cuerpo y mi Alma.

Es posible que me esté diluyendo en los Océanos
para volverme espuma con el mar?

O es qué estoy disminuyéndome de tamaño para volverme el niño inocente que una vez fui?

O es qué me estoy volviendo invisible en mi propia materia
Para descubrir el verdadero Cosmos que vive
en el núcleo de mis células?

O es que las cosechas antes sembradas se expanden en mi pecho
para construir el campo humano que declama mi Ser?

Pero quién Soy?

Este tránsito de la Vida no lo conozco.
Sé de donde vengo.
Vivo mi Vida en un espejo de ilusiones.
Una verdad se apodera de mi.
Veo lo que tengo que ver en mi sombra cuando me duermo recostado en el árbol de mi propio jardín. Es tenebroso, denso, oscuro…
No sé donde estoy ni a dónde voy…

Me acecha la incertidumbre.
Tengo miedo.

Lo que una vez fui y lo que todavía soy
(como reflejos de mis propias ilusiones). Y lo que esto me ayudó,
para manejar mi Vida sobre la cuerda de la sobrevivencia,
se diluye ahora con el vapor de las calles del Alma…

No conozco esa profundidad.
Nunca antes navegué tan profundo en el fondo de la vida
Como ahora lo estoy haciendo.

Y parece que me puedo ahogar.
Tengo mucho miedo!

Siento que ya no puedo hacer más nada,
Que no hay nada que hacer.
Me rindo!

Aunque me resista tanto, porque fui y soy preso de mis pensamientos,
aprendo a entregarme al Corazón del Gran Espíritu,
a los brazos amorosos de la Madre Tierra.
Y espero que Dios me guarde un asiento en Su alcoba.

Aprendo, en mis angustias y dolor a rendirme –paso a paso-
A la Luz que me envuelve.

En la voz de mi corazón escucho que mi lucha ancestral
está a punto de ceder ante un nuevo despertar,
que ella se disuelve entre aguas dulces y saladas, entre miel y vinagre.

Y lo que estaba separado en mi –desde siglos-
Comienza a reunirse en una sola partícula de nada con el TODO.

Como pretendí ser alguien que nunca fui y quise saber mucho
Aprecio –ahora- que lo desconocido y el Misterio me atemorizan.

Estoy en la ruta….

Es la disolución de quien creía quien era con quien Soy en verdad!

Es el equilibrio del Ser entre las Artes del vivir…

Es el Verdadero Propósito de la Vida, es la Unidad, es Todo…

Aprendo que Soy uno con Dios.
Y realizar este acto humanitario que soy uno conmigo
Me hace sentir el pulso vital que le da sentido a mi vida.

Y Dios es eso:
Un Valle Infinito,
Un Viento Inmensurable,
Un soplo invisible
Que sólo lo podemos sentir en el Silencio
Y en la música Unísona del Alma
Con la que el cuerpo, la respiración y los sentimientos se diluyen
Con Su Amor que nos acaricia, nos cuida y nos protege….

Una Puerta se abre:
Veo la mano que pinta y crea mi Destino.
Bailo entre colores claros y oscuros.

Es mi Vida!
Veo mi Alma!

 

ES QUE DIOS…

Es que Dios, ni siquiera está tan lejos de mi.
Es un Soplo que marca en mi esqueleto la PRESENCIA de la Vida Eterna.

EL vive aquí en mi médula espinal
Y aquí me inspira para ver la Vida con la transparencia
De los ojos del Alma.

Comprendo y puedo testimoniar que
Lo que escribo es lo que vivo ahora.
Soy testimonio de mi sensibilidad
y de la inspiración que me da Vida.

Alguna vez, en un tiempo, en una situación y en un escenario pasado, viví experiencias muy dolorosas que me hirieron profundamente.

Y en lugar de ocuparme y sanar las heridas causadas, me protegí
Y me dejé invadir por instintos desbordados.
En vez de cuidarme y confiar en la Fe Divina me ahogué con esos instintos indomables.

Algún día creí que ellos son salvajes e indomables.

La verdad es que hoy los educo como a un niño con las manos tiernas del amor.

Haberme quedado atascado en la costra de mis heridas es la causa
Y el efecto de haberme encerrado en mi malestar,
en el estado del mal humor del Alma.
Así me quedé atrapado entre los tejidos de viejos tiempos
aplastado por el peso de mi propia sombra.

Para protegerme abandoné y descuidé mi Templo interior
que es mi Esencia, me separé de mí y me amparé
en los espejos de la ilusión.

Ese día me desvié y me fui perdido
por las veredas de un laberinto
Que hoy me impide encontrar la salida al Valle
En donde los ríos, las praderas y las montañas
se encuentran para amarse.

Es cierto que después de haberme perdido durante algún tiempo
el retorno al Hogar es difícil y doloroso.

Cuando me doy cuenta de esto,
La pulsión primaria de la vida me hace pasar por el bosque de los recuerdos,
por las memorias de la infancia, por el cuento de los ancestros
En donde me quedé dando vueltas en círculos cerrados
Hasta que toqué las heridas que había guardado en la gaveta del olvido.

Y siguiendo estos pasos del Alma Humana,
una Luz Blanca bendice y sana mis heridas.

Ahora mi Conciencia se impregna de esa Luz para caminar hacia el Horizonte, en donde Dios siempre me espera, en ese lugar sagrado
Que vibra en el fondo de mi corazón.

Escuché hace mucho tiempo de una Maestra Espiritual “Dina Rees”, en Alemania “Dios es Amor y nosotros somos Amor”

Si en alguien puedo creer, es en mi mismo
Por que soy la Fuente del Saber y de los Sabios.
Tengo espacios internos en mi cuerpo para que el Alma me habite
Y para que los Ángeles me canten las plegarias del Cielo y la Tierra
Y me reciten Poemas de una Humanidad Humana
que está naciendo AHORA.

En los espacios recónditos de mi corazón,
Ellos (Sabios y Ángeles) siempre están allí hablándome
con el suspiro del Silencio.
Ellos son la Voz de mi Corazón.

Y este es mi Espacio Sagrado
en donde mi Alma en mi cuerpo encuentra Su Posada para vivir.
Y desde allí, desde este espacio sagrado,
abro mi corazón y mi Visión al Mundo
para convivir en Paz y Amor
conmigo, Contigo, con NOSOTROS……

 

ENCONTRE LA OTRA PARTE DE MI…

Encontré la Fuente.
Encontré el Amor.
Encontré la otra parte de mí.
Vi a mi Alma perdida
En los tiempos olvidados.

Que alegría tan grande siento con el toque del tambor.
La Tierra vibra bajo mi piel.
Los pájaros vuelan hacia su destino.
Las hojas secas de otoño fecundadas en abono
Vuelven a florecer en la primavera.
La nieve se derrite con la caricia de la lluvia
Y su soledad envuelta en gotas
Se funde en la corriente del rio.
El agua transparente
Me enseña el misterio de la vida.

Recibo este momento en silencio.
Me uno con lo que había ignorado de mí.
La separación conmigo se me había vuelto un lago seco.
La tristeza se me había desbordado en mi sangre para llenar mi vacío.
La ilusión empañó mi certeza.

Descifro un gran secreto, un nuevo lenguaje.
Versos del Alma.
No quiero expresarlo en palabras que lo atrapen en cualquier concepto
O lo sometan a la prisión del hombre civilizado. Aquel que olvidó que la educación es una expresión del Alma y del corazón y una obra de arte de la creación y los sentimientos humanos.

Una sensibilidad sublime,
Tan sutil como una brisa fresca
Me despierta de un largo sueño.

El color de una flor me arropa de calor
Y sus pétalos se vuelven mariposas para volar.

Me dan la mirada cierta.
La Visión se enciende en llamas,
Me da luces en el corazón
Y la Luz me alumbra en cada paso.

Encontré un sitio en mi corazón
Que me recibe y me acepta como soy.

Se acabaron las historias.

El aire majestuoso me desgarró la ilusión de la costra,
Barrió con el polvo del tiempo
El pasado se exhuma en sus propias cenizas.
El ego arde en el Fuego Divino, se quema…
La herida del Alma se vuelve oxígeno en el suspiro Cósmico,
Pulsa de vida en las venas de la Madre Tierra
Y la materia se funde en éxtasis con el Amor.

Los tonos oscuros de la muerte
Se disuelven ante mi Presencia.

En mi pecho se enciende un Universo iluminado de moléculas vivas,
Se enciende una llama que me envuelve en el Círculo del Sol,
Se enciende un rayo que me impregna las células con el Espíritu de un Guerrero de Luz.

Hay una transparencia en el tiempo.

Heredo el Presente
Y la Existencia me entrega un tesoro:
Un Espacio Sagrado,
En donde encuentro a mi Alma para amarnos.
Canto vivir ahora.

Escucho que el Alma es infinita
Y que el Amor es eterno.
El Alma vuela como un Águila
Y sus ojos profundos ven lo inmensurable.

La página está en blanco
Para escribir una oración.

El rumor de una voz invisible me dice
Que he vuelto al origen.

La Unidad me bendice
Y me da un beso de Plenitud.

No habrá más soledad que me atormente
Ni más muros que me separen.

Vuelvo a ser quien soy
La Vida me acompaña siempre.

El viento me acaricia dulcemente,
Sacude la arena de la playa en donde vive mi Alma
Y la sal marina penetra mis entrañas…

Cada cristal refleja un rayo de Sol
Y los minerales que potencian la Vida.

Respiro profundo
Y en la música de mi aliento escucho
YO SOY…

 

PIES DESNUDOS

Pies desnudos. Avanzo.
Siento la tierra húmeda de sudor al paso del andar.
Meto los pies en el barro. Piso las piedras del camino.
Me deslizo sobre un arcoíris de seda.

– Una larga tregua –

Descanso mis pies en agua tibia.

La travesía de la Vida!

El destino me tropieza cada instante.
Me deleito de este elixir de respirar y siento…

Desde el nacimiento hasta la muerte:
Caminar y correr viviendo experiencias,
Aprendiendo lecciones en el Aula del Saber.

Retoño colorido de la primavera.
El calor del verano. Fiestas y bailes del origen.
Hojas crujientes amarillas y rojas de otoño.
El frío invernal que invita a penetrar en las entrañas.

Estaciones pasan y vuelven.

Mirando el atardecer a través de la ventana.

Los pies desnudos pisando los caminos, abriendo puertas en el Alma.

El Alma despierta y se vuelve viva en la llama que abraza el fuego.
El Cuerpo vivo recitando poesías de amor.
La Presencia que atrapa el momento y hace pausa ante los días que avanzan…

El día nace. La noche se va.
Vida y muerte. Inhalación y exhalación profunda.

Balancearse en el columpio de la Vida. Aquí, ahora, allá, más allá.

El reloj dibuja los ciclos.
El tiempo es su mejor amigo. Y el espacio, su mejor recinto para vivir.

Estoy cumpliendo con lo que vine a hacer: a Ser.

Está en mí discernir o no, ver la Vida o volverme ciego.

La Vida es una misión que cumplir. Es un acto de fidelidad con el Alma.
Es un río de Amor que corre por las venas.

Avanzo con mis pies desnudos.

El Alma susurra a mis oídos y me habla de la importancia de vivir.
Me impulsa a cabalgar como un caballo en las praderas de la libertad:
sólo en este instante… ahora!

Parece que no existe más nada.
Lo demás es ilusión, y aquí la prisión más grande.

El Alma me dice que soltarse es deshacer nudos de antaño.
Soltarse es el néctar del saber vivir!

Coros de libertad! La humanidad entera canta,
Porque todos nacimos para ser libres y amar.
Lo contrario es contar fábulas para justificarnos.
Los miedos son como una rienda colgada al cuello para frenar la voz ardiente que pulsa en las agallas.
Hay que tener agallas para vivir!
Sentir, ver, escuchar, decir, comunicarse, amar…

El Alma es como un niño inocente que habla de la verdad.
Su autenticidad es el instrumento que da Fuerza y Valor
y los sentimientos son su máxima expresión.

Sentir es el Poder de la gratitud y el brillo de la honestidad.
Es el aroma vegetal que da gracia y humildad

Sentir es el canto del cuerpo.. Es el alimento para la materia viva
que se arraiga en el corazón. Es un jugo orgásmico en la piel.
Sentir es ir a paso de morrocoy, es como un rugir de león,
Es como un delfín que atraviesa océanos, es como un vuelo de mariposa
Y un canto de ruiseñor.
Es aquí donde sonríe la vida.

Mi cuerpo abre el pecho como un lago se abre al cielo.

Escucho adentro y todo tiene sentido.

El agua cae como una cascada de simplicidad. Tonos de transparencia
y tranquilidad.

Miro adentro y veo el tesoro de una esmeralda, un verde cristal que armoniza y unifica. La esmeralda lúcida que irradia en el centro del espíritu
Y libera reflejos ancestrales de una historia vivida.
Algo que tuvo sentido vivir para despertar la conciencia.

Es parte del recorrido del Alma.

Es la integración y la expansión de las experiencias con la vida
Y la fusión de la sabiduría con lo cotidiano.

Voces, canto, alegría, presencia, cuerpo, amor, vida.
Aleluya!!!!

Los pensamientos se derraman en el vacío y el silencio los toma
en sus manos con ternura.

Las arterias abren la carretera de la existencia en el Alma
Y la Vida siembra raíces y circula… un suspiro profundo exclama Presencia.

Pies desnudos que adoran ir, dar vueltas, bailar y volver. Llegan a donde quieren ir.
Se paran vertical sobre su propia planta y contemplan.

La mirada del Águila alcanza la lejanía. Y el sueño lejano toca el vivir.

Este momento es un goce que se realiza al abrir y cerrar los ojos.

Pies desnudos que transitan la Vida… abriendo puertas en el Alma.

 

LA POESIA DEL CUERPO

El Cuerpo es un poema.
Él nos cuenta nuestra historia –todo lo vivido hasta el presente-
desde nuestra fecundación, hasta el dia de hoy que abrimos los ojos para ver el Sol.
En cada gesto expresamos nuestro Ser.
Él nos narra sobre bosques nocturnos que nos asustan
y de playas sonrientes a pleno Sol.
Por ejemplo, cuando respiramos suave y profundo en las células
–sin ningún esfuerzo-
él nos enseña a vivir la Vida con Plenitud.

En cada movimiento y en cada contracción,
en cada espacio y en cada experiencia
nos habla de quienes somos en este momento.

Èl tiene muchas lenguas con las que nos habla,
desde la melodía más tormentosa hasta la más suave
y una de ellas, el silencio, es un idioma de sabiduría.

Las palpitaciones, el pulso que se agita en el corazón
es una manera de pedirnos una pausa.
Una pulsación serena y tranquila
nos invita a Ser.

Un rio cálido que surge por las venas del Planeta nos invita a amar
y bañar de calor a esos seres que amamos.
Un suspiro, una voz que habla, un cachete que se enrojece
es un signo de comunicación que nos dice que estamos vivos.

El Cuerpo es el Poema más hermoso que nos habla de la Vida,
nos habla de las huellas y senderos que hemos transitado,
de pedazos de tierra que hoy pisamos con nuestros pies.
El Cuerpo nos anuncia de nuevos caminos a venir.
Nos canta ese Universo radiante que vive en nuestra médula.
Nos habla de ese Hogar generoso, muscular, óseo y táctil
que todo lo siente y recibe, lo procesa y lo transforma.
Nos invita, tanto a recordarnos de un momento triste,
como al mismo tiempo nos invita a trascender e ir más lejos: a soltar
lo que nos provoca un síntoma doloroso en el corazón
para revelarnos el Ser hermoso que somos.

Para el Cuerpo todo es posible,
una tormenta que lo sacude,
un desierto que lo seca,
un océano que lo humedece,
la Humanidad que lo habita,
el Cielo que lo atraviesa,
la Tierra que lo arraiga,
el Amor que lo hace vivo y transparente,
una sonrisa que lo bendice,
una carcajada que lo enloquece,
un deseo que lo llena de miel y del néctar más Divino,
un deseo de amar,
un orgasmo que nos transporta al infinito.

El Cuerpo es un hermoso Poema
escrito en las páginas bellas y coloridas de nuestras vidas,
en las páginas blancas de lo desconocido
y en las páginas vacías de lo Inmensurable, del Infinito.
Sus contornos nos envuelve en el Hogar más exquisito
lleno de paisajes dibujados por los Dioses.

El Cuerpo es la Creación más hermosa
que le da forma, movimiento, sensibilidad, sentimientos y expresión a la Vida.

El Cuerpo sensible.
El Cuerpo que habla.
El Cuerpo que toca.
El Cuerpo-Alma.
El Cuerpo-Vida.
El Cuerpo amado.

Tú y yo,
nuestros Cuerpos.
Una mirada y el infinito.
Un toque de piel: el Éxtasis.
Cascadas de Amor.

Nuestros Cuerpos.
Tú y yo nos encontramos para desearnos,
para conocernos,
para disfrutar,
para vivir,
para amarnos.

El Cuerpo:
Un Poema viviente…
Una lengua Universal,
Un idioma infinito:
Vivo y sonriente, alegre
-sin duda alguna-
es el mejor sitio para vivir…

 

 

El Alma del Poeta.

Todo comienza así…

Había una vez en el Alma…

Una voz interior me habla.

Me dice así:

El primer amor de tu vida

Es el amor de toda tu Vida….

En el amanecer, durante el sueño detenido y profundo suena una voz masculina que me habla y me transmite este mensaje. Yo, sin comprender y sin buscar significados me dejé llevar por mis sentimientos, me dejé llevar por la corriente del río interno: fluir…

Al despertarme hubo un reposo de pensamientos.

Imágenes de mi infancia aparecieron. Vi aquel niño de 10, 11, 12 años sintiendo cosquillas en su corazón, vibraciones de un amor platónico por una niña del colegio que, entre todas, era la más bella para mi gusto. Era la que biológicamente despertó un amor marcado por la inocencia.

Es hermoso actualizar estos recuerdos. Ya de niño sentí ese amor por una niña que jugaba conmigo en mis fantasías, en mis sueños despiertos.

Timidez y reserva también me acompañaron.

Fui más lejos con el pasar de los días y seguí un viaje de aventuras de mi vida; más bien dicho, me dejé llevar a través del viaje lejano que mi Alma viene recorriendo desde tiempos incontables hasta su recorrido actual en las grandes distancias de la evolución. Ella me transporta siempre a visitar nuevos horizontes en el amanecer de cada día.

Cada vez más lejano y también más cerca.

En el Alma no hay signos de tiempo ni distancia que la limiten. Mientras más lejano y profundo sea su viaje hacia el principio de algo, ella nos acerca más y más al origen de quienes somos, nos ayuda a tocar en la materia la Esencia de Todo y de Uno, porque su impulso es orientarnos hacia la unidad para liberarnos de la separación que nos hace sufrir tanto.

La soledad es un aborto de la pérdida de enlace con quienes somos.

El Poeta es quien confía en este viaje y con su intuición profunda hace una entrega de Amor y sigue el surco invisible del Alma. Su Valor está en atravesar las noches y los bosques oscuros, en donde en algún tiempo y en un terreno vacío del misterio de la Vida dejamos enterrados nuestros grandes secretos y tesoros.

 

Vuelvo a escuchar;

El primer Amor de tu Vida

Es el Amor para toda tu Vida…

Que sorpresa recibí siguiendo este surco, entregándome (poco a poco) y dejándome caer en la profundidad de este espacio vacío, cuando sin esperarlo entré en el alba de mi encarnación. No hice nada, sino ver con el ojo del corazón. Vi la estela del Alma evolucionando y “haciendo camino al andar”

Me estremecí cuando sentí que ese primer Amor habita en mi Alma y ella se volvió un espacio sagrado para guardarlo y cuidar este canto de toda Esencia viva. En este caso, es el canto de mi Alma que teje un hilo invisible con mi esencia, con el gran Espíritu Yo Soy, lo más sagrado de la Tierra y el Cielo.

Estoy en “Belle ile”, una bella isla en Bretaña, Francia. Veo como el mar Atlántico golpea amorosamente y con tanta fuerza las inmensas rocas milenarias. Rocas vivas que vibran con la misma coherencia que el mar. Olas que revientan para encontrarse con el rugir de las profundidades y misterios. Un encuentro de la naturaleza, de la Madre Tierra… espuma, viento, movimiento, fuerza, humedad, Sol, sal, calor, música y colores. Es un espectáculo de Dioses, en el que tuve la oportunidad de ser testigo de este gran Poder. El miedo invadió mi cuerpo entero y ahí me sentí minúsculo, quizás del tamaño de un grano de arena o hasta más pequeño.

Siento mi impotencia humana ante los designios de la Madre Tierra. Es la Pachamana que me abre puertas en mi andar, me guía con su lenguaje que sólo mis instintos y mis sentidos pueden palpar. Ella, la Tierra, me sensibiliza y me abre el corazón.

Al mismo tiempo que recuerdo y refresco este impulso Vital de Amor, me doy cuenta que el miedo y los temores opacaron el punto luminoso que me empujó a la encarnación en esta Vida. También es un descubrimiento en el inmenso continente de mi sensibilidad y mis sentimientos. Es una Visión Chamánica que despierta más mi gran sueño olvidado en los vestigios del largo viaje del Alma.

Más allá del encuentro y de la historia con mis padres, de los malentendidos y de las heridas emocionales, ellos no fueron más que los ritmos suaves y turbulentos que sonaron a las puertas de mi corazón y mi Alma para despertarme de la amnesia y del olvido de mí mismo, al que me había sometido por tanto tiempo. Comprenderlo así, me hace soltar la dolorosa ilusión a la que me había agarrado con mis ojos empañados.

Con esta Visión desciendo más en la Tierra para poder sumergirme en la sangre de mis verdaderas raíces. Las raíces del Árbol de la Vida: SER. Ellos (mis padres) fueron los navegantes del barco que me llevaron de una isla a la otra para pisar sobre Nuevos Mundos y seguir la ruta del viaje de la encarnación del Alma.

El punto de Luz fue el pulso vital que me impulsó a continuar esta evolución con un plan y un destino propio que implicó tener el coraje de internarme en la larga noche oscura del Alma, para sanar heridas profundas causadas por mi libre albedrío y por la ignorancia de ignorar (valga la redundancia) este punto de Luz que ilumina la Vida y la Existencia. Es ese punto de Luz que me dio la fuerza, el vigor y la pasión para sanar la ruptura con la unidad del Espíritu, el Cuerpo y el Alma.

En otro amanecer, en el silencio y la pausa de la noche sueño que estoy enseñando, como acostumbro a hacerlo, a un grupo de estudiantes. Estamos en un salón pequeño. El ambiente es acogedor y caluroso y después que termino la lección me provoca compartir con ellos un sentimiento que emerge con voz viva desde mi Alma y digo así:

Comencé como paciente.

Después me volví terapeuta

Y voy a terminar mi Vida siendo Poeta…

Uaooohhh! Como mis células vibraron con esta revelación. Tan simple como suena, veo que es así. Tengo la grata Visión que a eso vine a este Planeta. Encarné la Vida con este sentido. Vine para sanarme y encontrarme. Vine para asumir mi Vida, la Vida y para darme el gusto de balancearme en el columpio de esta gran polaridad, entre el punto de Luz que bendice el gran Amor del Espíritu humano, el mío también, y el temor de atravesar bosques oscuros y episodios trágicos vividos en el Alma. Es el gusto de poder ver y leer en el Alma las páginas y libros escritos en el transcurso de nuestra historia y evolución.

Vine para despertarme en un estruendo de relámpagos en el medio de una gran Tempestad.

Recibí el Don de ser Poeta, un alquimista que transforma los episodios de la Vida en sentimientos imágenes y versos… es el Poeta, el hombre que transforma los episodios de la Vida, sea el que sea en una bendición de Amor y en olas de alegría. SER no es más que eso…

Veo mis años dedicados con intensidad a conocerme. Años de terapia, de trabajo de healing, de viajes, de estudios, de búsqueda de este largo viaje, de dificultades y bellos encuentros. Veo el tiempo condensado para rendir lo más posible, para exprimir el jugo de la Vida hasta la última gota.

Veo y reconozco mi dedicación sin abandonar mi Propósito, a pesar de las muchas distracciones, desvíos y saboteos.. No importa, porque al final de cuentas cada error es una manera de aprender y cuando no se juzga ningún tropiezo o falla, cada paso es un caminar en la Gran Escuela de la Vida.

Me veo, cuando joven comencé a hacer terapia para conocer mis problemas. Así me hice paciente y allí encontré el sabor de un néctar que me dio mucha curiosidad y pasión. Me embarqué en este viaje y solo pude navegar de una isla a otra para hacer estudios de los aconteceres de observarse a uno mismo. Así me volví terapeuta y ya desde mis 19 años la Poesía fue el flash de Luz que me indicó el camino.

Ya son largos años de haber acompañado a mucha gente en su propio viaje del Alma, sin dejar de acompañarme y de ser guiado en el mío propio.

Ahora cada día que vivo la Poesía, esa mujer que amo dentro de mí, mi sensibilidad femenina, ella toma más cuerpo y más espacio dentro de mí.

Cada día el Poeta se revela dentro de mí y me enseña una nueva manera de sentir y ver la Vida con otros ojos y con un corazón más abierto.

La Poesía tiene el Poder Sagrado de transformar todo y así el Alma se nutre y se inspira de Creación.

El Poeta vive de sus Valores. Aprende y acepta a vivir lo que le toca vivir. No es sólo escribir lo que busca, sino que la Vida, cada día se vuelve su propio libro y sus enseñanzas. Su compartir con otros es vivir la verdad, la de ellos, la del Mundo, la suya propia, esa verdad que tiene sentido, esa que él ama, tanto así, hasta el punto de rendirse y entregarse para vivir…

El Poeta se atreve a vivir la Vida. Su búsqueda de autenticidad lo confronta con sus propios demonios y con las estrellas que lo alumbran.

Es un acto de coraje.

No es fácil enfrentarse y atravesar las noches oscuras del Alma, o el túnel oscuro de la Vida, o pisar la Selva negra mental que muchas veces nos atormenta. El Poeta navega en estos diferentes tonos de la vida humana con la conciencia, la compasión y la comprensión que lo guían y lo acompañan. Y su Verdad y Coraje (cualidades del Espíritu) son sus armas que le permiten transformar las veredas confusas y emocionales en caminos reales, transformar las rocas en arena dorada y tierna.

Así el Poeta se lanza del abismo y en el Vacío descubre el verdadero sentido de vivir.

Y todas sus experiencias -sin juicio alguno- son su libro escrito con la Pluma y los colores del Alma.

                                  

Alberto D’Enjoy

  4 comments for “Luz, sombra y destino: las puertas del Alma

  1. Maribel C. Barragán
    8 febrero, 2017 at 20:06

    Sin duda alguna todo un Poeta de la Vida!! Todo un disfrute cada poema, en cada línea, en cada sentimiento, en cada vivencia!! Gracias! Gracias! Gracias!

    Mis felicitaciones y toda mi admiración!!

    Un abrazo!!
    Maribel C. Barragán
    Vzla: 08.02.2017

  2. pilar patiño
    9 febrero, 2017 at 21:06

    Muy profundo y bello lo que escribes, gran sensibilidad y comunión con el universo, puerta abierta a tu alma y a tu esencia. Felicitaciones!

  3. 19 septiembre, 2017 at 05:23

    amigo querido Albertito, como me dá plazer de chamar-te, siempre Albertito.

    me alegre e conscientiza tus poemas, porque vienem del corazon del justo.

    abrazo e continue en tu jornada di amor e conocimiento.

    • 19 septiembre, 2017 at 22:23

      Gracias Rubens, tus palabras son alentadoras. Es un placer para mi tenerte como amigo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *